Ana x Pier

VALLAT, Castellón

Las bodas pequeñas son inigualables en emoción y en ésta, fue desbordante.
Celebrada en el pueblo diminuto, con la novia yendo a pie desde su casa a la ceremonia, el novio italiano, el banquete en el salón multiusos y una verbena en la plaza para cerrar la fiesta.
A nivel profesional, a veces simplemente donde menos lo esperas, lo tienes. Me lo pasé fenomenal y lo viví todo.

Gracias queridos Ana y Pier por dejar en mis manos los recuerdos de vuestro día. Fue hermoso.